INSTITUTO DEL MUNDO ÁRABE / JEAN NOUVEL / PARIS

El Instituto del Mundo Árabe (L’Institut du Monde Arabe), construido en París a finales de los 80, es la obra que llevó a la fama al arquitecto francés Jean Nouvel, y es componente de la Revolución Francesa Arquitectónica de esa época fomentada por François Miterrand, a quien se le llegó a conocer como un mecenas de la arquitectura. En 1981 se convocó a concurso para desarrollar un local para el instituto, resultando ganador el arquitecto Jean Nouvel a sus 36 años. El edificio fue culminado en 1987, siendo además el primer Instituto Árabe internacional en el mundo.

El edificio se emplaza en un terreno irregular de 16,894 men la calle Rue des Fossés Saint Bernard , al lado del río Sena, cerca de la Catedral de Notre-Dame de Paris. Esta área había sido tradicionalmente ocupada por musulmanes siglos atrás.

Nouvel organizó su propuesta en dos bandas que responden a las direcciones predominantes del emplazamiento: la primera, curva, hacia el norte, se adapta a la forma de un bulevar en el río Sena. La otra, rectangular, hacia el sur, enfrenta una plaza de acceso hacia la fachada sur del edificio. Entre ambas bandas se genera un patio interior, que responde al uso de estos espacios en la arquitectura árabe.

El programa del Instituto incluye un museo, auditorio, restaurante, oficinas y biblioteca. La circulación está definida por una escalera circular y otra alargada en los extremos, y un grupo de ascensores al centro.

Nouvel tuvo ante sí la tarea de desarrollar una propuesta que, expresando un lenguaje contemporáneo y vanguardista, contenga elementos que lo hagan claramente identificable como un edificio ligado al arte islámico. Para ello el arquitecto fusionó ambos estilos, contemporáneo e islámico, dentro del mismo edificio. Hacia el río la fachada contiene componentes más típicos de la arquitectura occidental, líneas sobrias trabajadas en acero y cristal (materiales predilectos de Nouvel) y que reflejan el paisaje ribereño.

Hacia la plaza el primer nivel se transparenta, dando al edificio una sensación de ligereza, como si estuviera levitando sobre el plano del suelo. Además, se relaciona la textura de la fachada con el patrón geométrico diseñado en el suelo del la plazoleta, realzado por una trama de luces empotrada en el piso. Cabe destacar que la plaza se encuentra hundida aproximadamente 1 m con respecto al nivel del bulevar que da hacia el río.

El elemento más notable lo constituye la fachada, compuesta de 240 paneles cuadrados que agrupan 30000 pequeños diafragmas mecánicos de acero que, conectados a sensores fotosensibles, se abren y cierran en función de la intensidad lumínica, y cuya forma asemeja los patrones encontrados frecuentemente en la arquitectura islámica, como la Alhambra, llamados “mashrabiyya”. Estos dispositivos son una representación abstracta pero al mismo tiempo evidente que se asocia a la filigrana usada en construcciones musulmanas, la cual permitía ventilación y vistas, pero manteniendo la privacidad de los recintos. Es una lástima que tras el enorme coste que significó el diseño, fabricación e instalación de este sistema, actualmente no funcione debido a una avería.

Nouvel retoma el concepto de limitada exposición al exterior y transparencia de la arquitectura árabe y lo potencia con una propuesta altamente tecnológica, lo que permite que el interior goce de un espectacular manejo de la luz.

ENLACES:

http://www.plataformaarquitectura.cl/2013/06/04/clasicos-de-arquitectura-instituto-del-mundo-arabe-jean-nouvel/

http://www.imarabe.org/

Anuncios