LOS INTOCABLES DE ELIOT NESS / CHICAGO

Los Intocables de Eliot Ness, dirigida por Brian De Palma en 1987 y protagonizada por un reparto de lujo formado por Kevin Costner, Sean Connery, Robert De Niro, Andy García y Charles Martin Smith, es una de las mejores películas del género del cine de gangsters, pero es sin duda la mejor película para revivir Chicago. Y aunque la trama sucede durante el Chicago de la Ley Seca, muchos de los enclaves pertenecen al Chicago actual.

El devenir de los acontecimientos tiene lugar en un modesto establecimiento situado en el 3369 N. Clark Street, en Chicago. Es ahí donde los hechos comienzan y donde entran en juego buena parte de los protagonistas. Se trata del típico cruce de calles en una trama ortogonal, donde las esquinas ocupan enclaves estratégicos para ambos ejes, dejando entrever la infraestructura del tren mediante puentes a lo largo de la avenida.

Tras una serie de fracasos policiales de Ness, el azar hace que coincida con Malone en el puente de Michigan Avenue. En este puente de hierro del siglo XIX, que salva el río para unir dos puntos claves de la ciudad de Chicago mediante varios niveles, comienza a forjarse una relación profesional y de amistad.

Al Capone, el gángster por excelencia, el dueño y señor de Chicago durante la Ley Seca, interpretado magníficamente aquí por Robert De Niro, vive en un hotel que realmente no existe. El acceso al mismo es la entrada de la Roosevelt University, en el 430 S. Michigan Avenue; y los interiores están filmados en el Chicago Theater, en el 175 N. State Street.

Los cuarteles de la policía están situados en LaSalle Street, hacia el Chicago Board of Trade. Se trata de un eje de Chicago que, como se puede observar en el siguiente par de imágenes, apenas ha sufrido modificaciones con el paso de las décadas. Es el Chicago más imperial de sólidos rascacielos, los primeros de todo el mundo.

Finalmente, toda la trama tiene su apogeo final en Union Station, 225 S. Canal Street. En este edificio público tendrá lugar una de las escenas más famosas de la historia del cine. Es mejor no desvelar nada, intuir únicamente con los fotogramas y volver a ver este clásico del séptimo arte. Armas, enfrentamientos y civiles, junto al perfecto enclave arquitectónico del hall de la estación hacen que esta escena el tiempo parezca detenerse.

Es ineludible terminar este análisis mencionando que esta escena final de Los Intocables de Eliot Ness, con los elementos de una escalinata  y un carrito de bebé como protagonistas, es un claro homenaje a Sergei M. Eisenstein y su película El Acorazado Potemkin.

FICHA EN FILMAFFINITY:

http://www.filmaffinity.com/es/film520318.html

TRAILER ORIGINAL:

Podéis ver más información en:

http://www.itsfilmedthere.com/2010/01/untouchables.html

Anuncios