EDIFICIO LLOYD´S / RICHARD ROGERS / LONDON

En el corazón económico de la “City Londinense”, se levanta la torre Lloyd´s, diseñada por el arquitecto Richard Rogers tras la fama adquirida en el Pompidou, para una de las compañías de seguros más importantes del mundo. Pensado para durar 50 años, el requisito fundamental del edificio era su versatilidad en el tiempo: tenía que adaptares a medidas y necesidades en épocas diferentes. El resultado, en 1984, fue un edificio icónico, polémico, contrastante con el entorno pero que mantiene su vigencia hasta hoy.

La configuración inusual es un resultado de su localización dentro del patrón medieval irregular de la calle y de la filosofía del arquitecto consistente en que el edificio debe parecer ser montado en un “kit de piezas” y así se explica: “Uno observa pedazos de reluciente acero inoxidable, o luz azul eléctrico durante la noche  dentro del sobrio paisaje urbano. Más que una calle vertical, su proximidad a otros edificios le permite penetrar físicamente sus alrededores. La inusual configuración es el resultado de su ubicación con el patrón irregular de las calles medievales y la filosofía dominante del arquitecto de que el edificio debería aparecer como un conjunto de partes.”

Se opta por definir una estrategia y no un edificio, un sistema legible que jerarquice zonas, organice las circulaciones  y los niveles de manera que las áreas puedan cambiar en una base ordenada gracias a la flexibilidad espacial. Las torres de servicio, altamente articuladas alrededor del perímetro brindan un sentido de orden y jerarquía a la apariencia del edificio.

La altura variable de las torres otorga dinamismo a la composición y expresa con mayor fidelidad el variopinto paisaje urbano en el que trata de integrarse. Las instalaciones del edificio, tales como cuartos de baño y ascensores, están colocados en el exterior del edificio, sin interferir en la actividad empresarial llevada a cabo. Además, son accesibles fácilmente desde el exterior, con lo que pueden ser ampliadas o sustituidas fácilmente. Por último, en estas torres se realizan las conexiones verticales del complejo mediante doce ascensores exteriores completamente acristalados, desde los que se puede admirar una vista panorámica de la ciudad.

El edificio está concebido como un gran espacio central definido por tres torres principales y tres torres de servicio. El espacio central, también llamado el “Underwriting Hall”, es un luminoso e imponente ambiente, visible desde las galerías circundantes. Además, el nivel bajo actúa como espacio público, fomentando el encuentro de trabajadores y turistas, donde una cafetería y un bar contribuyen a dar vida a las calles alrededor. Su famosa arcada de acceso se ubica en una calle lateral previa al gran acceso. La escala y el tamaño de las instalaciones, que evocan por momentos estar paseándose en medio de algún equipamiento industrial, son realmente parte de este espacio, que ha llegado a definirse como “La Catedral mecánica”.

La fachada vidriada contribuye activamente a la eficiencia energética del edificio, usando una triple piel de vidrio que permite el retorno del aire. Otro aspecto importante en el éxito de este edificio ha sido su flexibilidad. No sólo su uso puede cambiarse de acuerdo a las necesidades de sus usuarios. Pero al hacer flexible el exterior, es factible reemplazar partes y modernizar al edificio que, por muy icono de tecnología que haya sido en sus inicios, de no poder renovarse con facilidad ahora sería obsoleto en muchos aspectos.

Y tal vez sea por esa flexibilidad que este edificio, después de 30 años todavía siga vigente. En algún lugar entre el “deco” y “ Blade Runner “ la sede central de la compañía Lloyd´s en Londres es un sorprendente y arriesgado proyecto para una compañía de seguros que se convirtió en un icono de la arquitectura High-Tech.

 

ENLACES:

http://www.richardrogers.co.uk/work/all_projects/lloyd_s_of_london/completed

http://arquiscopio.com/archivo/2012/10/31/edificio-lloyd%C2%B4s-en-londres/

Anuncios